miércoles, mayo 22, 2013
LABRIEGO




Las botas del granjero

Un granjero que se disponía a labrar su campo descubre que había olvidado las botas en la casa, así que manda al peón por ellas. Cuando este llega a la casa busca a la criada y le dice: 
- El patrón me ha enviado aquí con ordenes de follarte. 
- Bueno si el patrón así lo ha dispuesto, que así sea. dice la criada. 
Después de terminar con la criada se va el peón a donde la dueña, quien había presenciado la escena anterior, y le dice: 
- Y también traigo ordenes de follarla a usted mi ama. 
- No seas atrevido! eso no puede ser! responde ella enojada por tal desparpajo. 
- Qué no? 
Y diciendo esto sale el peón al patio desde donde grito al granjero: 
- Solo una o las dos??! 
- por supuesto que las dos, imbécil!!!!



0 comentarios:

¿UN DONATIVO?