martes, abril 30, 2013


Había un viejito que fue a la farmacia a comprar un botecito para muestra de semen. Al llegar a su casa trató con una mano y de ahí con la otra, con las dos manos y nada, llamó a la esposa y ella trató con una mano, con la otra con las dos y hasta con la boca y nada. 
Luego llamaron a su vecina y lo mismo nada, llamaron a la hija de 18 años y nada. El viejito estaba decepcionado porque nadie pudo y fue a la farmacia y dijo: ¡Me podría dar otro botecito que no lo pudimos abrir!


0 comentarios:

¿UN DONATIVO?