jueves, febrero 14, 2013

Este era una vez un borracho que llega a su casa y toca la puerta, toc, toc, toc, y grita¡ ramera, ramera cabrona, ramera ábreme la puerta. Y sale la esposa y le dice: ¡llevo tres años diciéndote que me llamo Ramona Cabrera no ramera cabrona!.



0 comentarios:

¿UN DONATIVO?